top of page

Beneficios de la regeneración tisular inducida por el ejercicio.


Beneficios de la regeneración tisular inducida por el ejercicio.

a ) El ejercicio induce la hipertrofia fisiológica del ventrículo izquierdo y la reducción del área de infarto de miocardio al promover la proliferación de cardiomiocitos.

b ) El ejercicio induce la hipertrofia muscular al promover la proliferación de las células satélite tanto en condiciones fisiológicas como patológicas. La angiogénesis y la biosíntesis mitocondrial ayudan a retrasar la fatiga muscular.

c ) El ejercicio potencia la neurogénesis hipocampal, la regeneración de la mielina, la regeneración de los axones y la angiogénesis cerebral para mejorar las funciones motoras, sensoriales y cognitivas. El ejercicio también puede mejorar las funciones sensoriales y motoras después de una lesión de la médula espinal y promover la supervivencia y la diferenciación de las células madre trasplantadas.

d ) El ejercicio aumenta las ramificaciones de las fibras nerviosas en la piel proximal y promueve el área de sección transversal (CSA) del axón, el grosor de la vaina de mielina, el área del núcleo de las células de Schwann y la neurogénesis, con el fin de aliviar el dolor y mejorar la sensibilidad y la función motora de los pacientes con neuropatía periférica.

e ) El ejercicio puede cambiar el microambiente de la médula ósea, promover la proliferación de células madre y progenitoras hematopoyéticas y la producción de leucocitos.

f ) El ejercicio regula la diferenciación de las células madre esqueléticas en osteoblastos y condrocitos, así como la angiogénesis ósea, aumentando la densidad mineral ósea (DMO). Además, el ejercicio induce la regeneración de las lesiones postraumáticas del cartílago. El ejercicio también se considera un coadyuvante eficaz para la terapia basada en células madre y la aplicación de biomateriales o dispositivos para la regeneración del cartílago.

g ) El ejercicio promueve la capacidad de regeneración del hígado graso, mejorando su tolerancia a la isquemia. Además, el ejercicio puede restaurar la función hepática al promover la proliferación de hepatocitos y la biosíntesis mitocondrial en pacientes con hepatectomía parcial.

Comments


bottom of page