PRUEBA DE ESFUERZO

¿QUÉ ÉS UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

El control funcional del sistema pulmonar, cardiaco, muscular y metabólico, durante la realización de un ejercicio físico, nos permite una valoración integral, observando como el electrocardiograma se comporta además de los fenómenos de respuesta y adaptación individuales que se producen ante las demandas derivadas de un esfuerzo físico, mediante la realización de una prueba de esfuerzo (PE) o ergometría. Se realiza mediante la aplicación de cargas físicas como velocidad (km/h), pendiente (%), potencia (vatios), etcétera, que originan en el organismo una respuesta fisiológica en los diferentes sistemas y aparatos, de la que podemos cuantificar su intensidad en forma de frecuencia cardíaca, ritmo, presión arterial, registro del electrocardiograma, entre otros medios. Con la la medición y análisis del intercambio de gases con la respiración (mascarilla) analizamos variables como el consumo de oxígeno, los umbrales, la ventilación,  etcétera, que relacionamos con la velocidad,  la potencia, la frecuencia cardiaca,  zonas de F.C, datos para planificar el entrenamiento y la carrera,  otros parámetros para así valorar la condición física del deportista, determinando sus umbrales de entrenamiento.

¿POR QUÉ DEBO SOMETERME A UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Para la aptitud

Evaluar tu forma física (factores fisiológicos y morfológicos) y la seguridad, antes de iniciar un programa de entrenamiento. Así como descartar cualquier síntoma que pudiera ser de riesgo durante el ejercicio.

Para valoración fisiológica de la capacidad funcional 

En deportistas y no deportistas para conocer parámetros respiratorios y cardiovasculares que nos permitan planificar su entrenamiento, y así poder:

  • Evaluar las respuestas y adaptaciones del organismo entrenado al ejercicio y obtener datos para la mejora del entrenamiento y del rendimiento deportivo.

  • Determinar objetivamente la capacidad de rendimiento físico.

  • Prescribir la intensidad de las cargas de entrenamiento en deportistas de cualquier nivel, y en especial en deportistas de alto nivel para la mejora y optimización del rendimiento deportivo.

  • Control de los parámetros de esfuerzo a nivel máximo y submáximo.

  • Ajustar el ritmo de competición en pruebas de larga duración.

  • Valorar una inesperada disminución del rendimiento del deportista.

ASPECTOS LEGALES A TENER EN CUENTA

El sujeto-deportista aceptará la realización de la exploración después de recibir la información adecuada. Se le debe explicar el protocolo, preguntarle por las posibles contraindicaciones para la realización de la prueba de esfuerzo y comentarle las  posibles causas de detección del test. Por cuestiones legales deberá ofrecer su autorización y cumplimentar el consentimiento informado.

¿QUÉ INFORMES, VALORACIONES Y RECOMENDACIONES FINALES INCLUYE LA PRUEBA DE ESFUERZO?

Explicaremos la prueba al deportista , cuáles han sido sus resultados en cuanto a su nivel deportivo y/o rendimiento, cuáles son sus zonas de entrenamiento aconsejadas y con qué pulsaciones entrenar en los diferentes umbrales (km/h o vatios) en función de sus objetivos de salud o rendimiento. 

Mediante una espirometría en reposo, informaremos  función respiratoria, descartando así también enfermedad pulmonar.

Por último, se recomendará repetir la prueba en un máximo de 12 meses (según nivel y objetivos del deportista), tal y como establecen las sociedades científicas del deporte nacionales e internacionales lo que nos permitirá realizar un informe específico comparativo de la evolución tras incremento o disminución del entrenamiento.

images_edited.png
 
 
 
 

¿Cómo podemos ayudarte?

Prueba de esfuerzo

Entrenador personal

Metabolismo 

basal

Horario flexible

Técnicas avanzadas

Entrenadores profesionales

IMG-2701.PNG