top of page

Prevención cardiovascular y rehabilitación cardiaca

Programas de ejercicios tras un infarto cardiaco o un evento cardiovascular:

Extraído de un artículo de la Revista Española de cardiología, con más de 17 años. Una verdad que año a año toma mas valor!


El entrenamiento supervisado de los PRC durante 3-6 meses consigue aumentar el consumo pico de oxígeno entre un 11 y un 36% con mayor ganancia en los pacientes con una peor condición, lo que permite mejorar de forma importante la calidad de vida y ayuda a los ancianos a ser más independientes en sus actividades diarias. La mejoría de los parámetros cardiorrespiratorios se asocia con reducciones significativas en la morbimortalidad, independientemente de otros FR51,52.


La seguridad de estos PRC supervisados es ya conocida y se debe a la correcta estratificación del riesgo, que permitiría prescribir el entrenamiento de forma individualizada y valorar el grado de supervisión que se debería realizar durante el programa.


El entrenamiento ha demostrado enlentecer o reducir parcialmente la progresión de la aterosclerosis, y los factores que intervienen en este proceso son diversos: a) mejoría en la función endotelial, atribuida al aumento en la síntesis y la actividad del óxido nítrico provocado por el entrenamiento; b) disminución de la proteína C reactiva y otros marcadores inflamatorios; c) reducción del peso y la adiposidad; d) disminución de la presión arterial y las concentraciones de triglicéridos, aumento de las concentraciones de cHDL y mejora de la sensibilidad a la insulina, y e) modificación favorable de todos los componentes del SM.


El entrenamiento tiene efecto anti isquémico, al reducir las resistencias periféricas y la demanda miocárdica de oxígeno, además de mejorar el flujo coronario (mejoría de la elasticidad coronaria y la vasodilatación, aumento de la luz arterial e incremento de la densidad capilar por angiogénesis). También disminuye la muerte súbita al reducir la actividad simpática y aumentar la actividad vagal, elevando la variabilidad de la frecuencia cardiaca y disminuyendo la sensibilidad de barorreceptores. Tiene efecto favorable en la coagulación, ya que disminuye el riesgo de oclusión trombótica: aumenta volumen plasmático circulante, reduce la viscosidad plasmática, disminuye la agregación planetaria y mejora la actividad trombolítica.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page